@moisesgracia

PUNTOS DE SUTURA EN LA BRECHA DIGITAL

Serie Hype Cycle (I): El ciclo de vida de la tecnología emergente

Comentábamos en el post introductorio, que vamos a presentar una serie de artículos para explorar las posibilidades que ofrecen los análisis Hype Cycle. Decíamos también, que esta documentación podría ser de utilidad para:

  • Aquel que quiera conocer el estado de madurez de una tecnología específica, en vistas a adoptarla en su empresa o buscar aplicaciones comerciales en el momento idóneo.
  • Quien quiera entender mejor la evolución y aceptación de tecnologías emergentes por parte del mercado, para así reducir el riesgo de inversión sobre la misma.

Fue en el año 1995 cuando la consultora GARTNER descubrió una forma magistral de mostrar el ciclo de vida de cualquier tecnología emergente en un solo gráfico. El “monstruito” tenía una forma similar a a la que se muestra en la imagen adjunta.

Desde entonces, este gráfico ha ido adquiriendo cada vez más relevancia en los análisis estratégicos sobre innovación, y es conocido a día de hoy con el nombre de Hype Cycle.

Su propósito no es otro que poder caracterizar la efímera sobre-expectación que ocurre habitualmente en los mercados tras la introducción de una tecnología prometedora, y las subsiguientes decepciones al verse que el proceso de maduración es más lento de lo inicialmente esperado.

Sus creadores fueron capaces de identificar hasta 5 fases diferenciadas, que aparecían recurrentemente en la maduración de todo lo aspecto tecnológico que emergía, y consiguieron así plasmar gráficamente el ciclo de vida típico de la innovación

 

En este post nos limitaremos a aprender a detectar la fase en la que está “esa tecnología por la cual te has interesado”. En los próximos hablaremos de cómo utilizar los enfoques Hype en nuestras decisiones. La “pista” para identificar la fase de maduración en la que nos encontramos, nos la da el entorno [no nuestra impresión] del siguiente modo:

FASE 1: Lanzamiento de algo nuevo.  Los indicadores típicos de esta fase son:

  • los medios de comunicación se hacen eco de una nueva forma de hacer las cosas
  • asoman los primeros ensayos conceptuales exitosos
  • no suelen existir productos utilizables ni la viabilidad está aún contrastada

FASE 2: Pico de sobre-expectación. Algunas pistas para saber detectar este momento:

  • existen noticias sobre los primeros casos reales de éxito [y también sobre algunos fracasos]
  • aparecen las primeras empresas posicionándose en el mercado con esta tecnología.
  • la mayoría de las empresas del mercado son desconocedores de esta tecnología

FASE 3: Pendiente de decepción. Indicios típicos pueden ser:

  • el interés se desvanece conforme las investigaciones e implementaciones no cumplen sus objetivos
  • los productores de la tecnología no consiguen resultados estables
  • continúa la inversión pero únicamente con los proveedores supervivientes y en los casos en los que existe una clara voluntad por parte del usuario para conseguir mejoras.

FASE 4: Rampa de ilustración. Suele ocurrir lo siguiente:

  • se acumulan ejemplo de cómo esta tecnología puede ayudar a las empresas.
  • empiezan a cristalizar casos de adopción y a convertirse en algo más ampliamente entendido
  • aparecen productos de segunda generación, empujados por los proveedores de la tecnología
  • eclosionan las pruebas piloto de los fondos de financiación
  • las empresas conservadoras, conocen los hipotéticos beneficios pero se mantienen cautelosas

FASE 5: Meseta de productividad. En esta última fase:

  • los mercados adoptan esta tecnología como un nuevo estándar
  • los criterios de evaluación sobre la viabilidad de los proveedores están claramente definidos
  • las aplicaciones y la relevancia de esta tecnología aporta un valor tangible a los mercados

Perteneciente a las fases 4 y 5, las líneas discontínuas anaranjadas de la figura, pretenden representar la diferencia en la aportación real de valor, entre tecnologías estudiadas. Cuanto más horizontal sea la pendiente de la curva en estas fases, menor habrá sido el impacto disruptivo que estará provocando en sus mercados afines y, por tanto, menores posibilidades de estandarización tendrá.

Una vez conocidos los matices de las situaciones reales que se producen en cada fase del ciclo, desgranaremos en el próximo post [“Cómo adoptar la innovación correcta en el momento oportuno”] todos sus secretos. Os dejo un adelanto aquí , que he realizado desde la app Noteshelf para iPad, aprovechando un trayecto de AVE.

Te invito a que compartas impresiones sobre qué te ha parecido este artículo.

@moisesgracia

About these ads

10 Respuestas a “Serie Hype Cycle (I): El ciclo de vida de la tecnología emergente

  1. Gooniewhite 10 marzo, 2012 en 10:55

    Crear expectativas puede ser un arma de doble filo. Por un lado la comunicación favorece la introducción en el mundo real y por tanto en el mercado, pero por otro genera objetivos “imaginarios” que no suelen corresponder con la realidad, lo que lleva a la decepción. Es decir, como esa película basada en un best seller del que has hecho tu composición y cuando lo ves reflejado en la pantalla no se corresponde con tu apreciación.

    Se podría evitar esa tercera fase? O se considera de mejora?

    Gracias. Un saludo!

  2. MG 11 marzo, 2012 en 10:16

    Yo a ti te conozco ;-). Me alegra mucho tu aportación [que además enlaza con el último post de la trilogía Hype Cycle]

    Antes de responderte permíteme trasladar el ciclo Hype a contexto que tú conoces bien: moda y diseño.

    Suponiendo el caso de que seas un diseñador/a conocido, en efecto, una sobre-expectación generada en los medios de comunicación puede ser muy peligrosa. De hecho, algunos tienen la lección más que aprendida: “Durante los años he aprendido que primero debes hacer las cosas y luego hablar de ellas. No al revés” Tom Ford

    Pero incluso en el sector diseño, hablar de innovación [sea sustancial o disruptiva] es algo diferente, si lo comparamos con una actividad productiva ya estándar. El matiz está en que una nueva tecnología que quiere emerger, una innovación que pretende deslumbrar a un sector específico, en definitiva, una nueva forma de hacer las cosas que quiere darse a conocer, no está aún consagrada por el mercado. De ahí la importancia de los medios de comunicación, generando expectativas elevadas: porque tal vez, sea esta la mejor forma para darse a conocer siendo unos perfectos desconocidos por su público objetivo.

    Respondiendo a tus preguntas, ¿cómo se podría evitar la fase de decepción? mi impresión es que más que evitarse, puede minimizarse. Y tal vez no pueda evitarse por que los medios de comunicación en realidad generan esa sobre-expectación por petición de los propios desarrolladores de las nuevas ideas, para que en base a su potencial atractivo, puedan encontrar vías de financiación para terminar de desarrollar esas mismas ideas y poder obtener así productos y aplicaciones prácticas en el mercado. Evitar la fase de “pendiente de decepción”, implicaría no crear suficiente sobre-expectación, lo cual puede significar que no se encuentre suficiente financiación para desarrollar estas nuevas ideas, porque sencillamente, el público ni siquiera se ha enterado de las posibilidades que les pueden aportar.

    Más interesante aún es tu segunda pregunta: ¿es una fase de mejora? no exactamente. En realidad, no es ni más ni menos que la prueba de fuego. Sólo si esa propuesta, idea brillante, tecnología, nueva forma de hacer, es realmente ÚTIL y viable, se sobrevive a la fase 3. En mi opinión es más un filtro que separa lo que realmente vale del resto, y como tal, me parece incluso lógico que tenga que ser así. No obstante Gooniewhite, esta es sólo mi opinión. Hay voces muy autorizadas que reniegan del los ciclos Hype, y que pueden coincidir con tu planteamiento. Hablaremos sobre en los siguientes post. GRACIAS! por aportar
    MG

  3. Gooniewhite 11 marzo, 2012 en 13:48

    Efectivamente nos conocemos y por ello agradezco la aclaración relacionada con la moda y el diseñador con más visión de empresario que existe en este ámbito. Gracias por la aclaración, es bastante reveladora no obstante esperaré a los siguientes posts para ver la evolución del ciclo y seguramente surgirán más dudas… ;)

  4. Tudi Martín 12 marzo, 2012 en 19:42

    Excelente el eslogan del blog Moisés: “Puntos de sutura en la era digital”. Efectivamente, en ello estamos, tanto es así que más que dar puntos de sutura parecemos zurzidores artesanos empeñados en conseguir que algún día no se note ni el corte ni la cicatriz.
    Estoy segura que con tu blog estás contribuyendo a ello. ¡Gracias!.
    Por cierto…espero con ganas el nuevo post…eso del momento oportuno para la innovación es tanto como hablar de innovación efectiva, la otra no sirve para nada.

    • MG 12 marzo, 2012 en 21:51

      Muchísimas gracias, Tudi. Viniendo de una comunicadora como tú [www.lanoticiamasleida.wordpress.com], es todo un halago.

      He puesto ese título a este blog porque la Brecha Digital es una amenaza para el analfabetismo contemporáneo. Aseveraba Eric Schmidt, recientemente en tu ciudad, que los estratos de la sociedad quedarán divididos en función del uso que se haga de la tecnología. Es un tema importante. Oportunidad y amenaza a partes iguales. Lo hablaremos próximamente…así que no andes muy lejos.
      Hasta pronto,
      MG

  5. tecnologia 6 abril, 2012 en 21:27

    muy buen articulo aunque por poco se me quema el cerebro con tanta informacion jajaja
    sigue asi amigo!

  6. Pingback:Sobre el hype y el humo | javisarrio.com

Anímate a dejar un comentario, así aprendemos todos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.